viernes, 15 de mayo de 2015

El hembrismo o cómo malinterpretar el feminismo


Un tema del que deseaba hablar fervientemente. Y no porque esté de moda, sino para dar mi humilde opinión. Y ya de paso, me desahogo un poco. 



El hembrismo... una palabra que, ya de entrada, no suena precisamente bien. Se acerca de forma muy sospechosa al término machismo, por lo que ya deberíamos tener ciertas suspicacias. Y no para menos. Desde tiempos inmemoriables, y nadie puede decir lo contrario, la mujer siempre ha estado por debajo del hombre, relegada a un papel secundario y casi esclavizante: encerrada en casa, con la única meta en la vida de tener hijos, criarlos, y mantener la casa en orden. Una auténtica señora de la casa. No podía aspirar a nada más. Y no es que sea malo que una mujer quiera dedicarse a eso, la cuestión es que se sienta obligada o lo desee de todo corazón. Pero en esos tiempos la mujer no tenía opción alguna. Ahora, en pleno S. XXI, una puede elegir qué ser en la vida, sin necesidad de sentir la obligación de cumplir un determinado papel en la vida. Ya podemos acceder a la educación, tenemos unas posibilidades más o menos iguales a los hombres -aunque hay mucho que mejorar todavía por desgracia-, y podemos salir y ser independientes. No hay necesidad de casarse y tener hijos; en la universidad, poco a poco los puestos catedralicios son ocupados por mujeres, aunque sigue siendo una meta muy difícil de alcanzar. Poco a poco, las cosas se van enderezando. La balanza se equilibra para que todos, hombres y mujeres, vivamos en condiciones de igualdad.

Pero en este mundo que vivimos, las cosas no son tan hermosas como parecen. El machismo sigue existiendo, el asesinato de las parejas sentimentales -por desgracia más hacia las mujeres que hacia los hombres- inunda nuestros telediarios, dejándonos una terrible sensación en el cuerpo. Todo el mundo lo considera un acto inhumano. En eso estamos de acuerdo, hay consenso. Es curioso, porque se percibe cómo algunas mujeres, con la excusa de llegar a esa tan ansiada igualdad, se dedican a mostrarse como seres superiores a los hombres. La situación ha dado un giro inesperado. ¿Acaso el feminismo defiende ese concepto? ¿Nos hemos vuelto locas pensando que, por años de represión, ahora tenemos que tomar las riendas de nuestras vidas, y hacer lo mismo que nos han hecho? Eso es de personas rencorosas, no de gente madura. Cuando un hombre critica o hace un apunte machista -de broma, un hombre me puede decir es que las mujeres no tenían que haber salido de la cocina- todo el mundo se lanza, imbuidos por un odio casi irracional, como si hubiera deseado que alguien se muriera. Estamos en un mundo donde las bromas y el sarcasmo no se entienden. En un entorno conocido, con amigos cercanos, que alguien me diga una cosa así me la tomo a broma, no al pie de la letra; pero hay mujeres que no entienden eso.

Hubo un caso bastante sonado en Facebook, donde se había creado una página feminista -supuestamente-, en la que mujeres anónimas podían poner mensajes a favor de su sexo. Había algunos mensajes en los que estaba más que de acuerdo, donde se criticaba la situación de desventaja que tenemos, pero otros... el que más recuerdo, y se me pone la carne de gallina, es una entrada donde animaba a las mujeres a abortar si iban a dar a luz a un niño. ¡Un niño! No que fuera fruto de una violación, no deseado porque no se tiene dinero para mantenerlo, porque es una adolescente... nada de eso. Solo porque es un varón. Si un hombre dijera a su esposa o novia que tiene que abortar porque va a nacer una niña, todo el mundo lo recriminaría por solo insinuarlo. ¿Así pretendemos llegar a una igualdad, cuando promovemos una discriminación positiva? Muchos hombres no denuncian a sus mujeres por vergüenza; muchos tienen que aguantar un maltrato psicológico, que a la larga deja más secuelas, porque no se concibe que la mujer pueda hacer eso. O porque el hombre es el "fuerte" de la relación. ¿No es una tontería? He leído que una mujer hizo una denuncia falsa de maltrato, y el hombre acabó 11 meses en prisión. ¿Tenemos que tolerar eso? El machismo no se puede aceptar, pero el hembrismo tampoco. Son las caras de una misma moneda: del extremismo exacerbado.

Las cosas no han sido fáciles para nosotras. Ahora, cuando disfruto de algo de tiempo libre, me dedico a leer una obra titulada La mística de la feminidad, de Betty Friedan, que me ha abierto los ojos. Leer cómo se encontraba la mujer americana en esa época, en una supuesta libertad que no gozaba en absoluto, es impresionante. Me gustaría saber cuántas mujeres "feministas" se han parado a pensar en esa época, en leer este libro, o en molestarse en buscar, aunque fuera un poco, lo que han hecho estas valientes por nosotras, y respetar su legado. Hay verdaderos problemas a los que debemos prestar toda nuestra atención, y no en chorradas como ser "superiores" a los hombres y colocarnos en la cúspide de la sociedad. ¿Por qué no se lucha contra la mujer-objeto? Yo pienso que es mucho más denigrante: las revistas de coches donde aparecen más mujeres en bikinis que esos medios de locomoción -de lo que en principio habla la publicación-, o de la penosa vida de las modelos. O de los modelos de belleza de ahora, donde las mujeres deben ser esqueléticas y siempre maquilladas. Las cosas no han cambiado tanto como antes. Bien es cierto que, si una mujer quiere ponerse mona, lo puede hacer si es su deseo; nunca si es la sociedad la que lo impone.

Estoy recordando ahora un anuncio de una marca para adelgazar, donde se encuentran reunidas un grupo de mujeres. Una de ellas se va a casar, y saca dicho producto para estar mejor en el vestido de novia. Todas la imitan para estar también más delgadas. ¿De eso no se quejan estas supuestas "feministas"? A mí me parece un mensaje horrible para las mujeres. Tienes que estar perfecta, delgada y modélica, y para ello tienes que tomar esa "medicina". Y todas las revistas de mujeres tratan el tema. ¿Por qué no podemos mostrarnos tal cual somos, sn necesidad de que nos creen complejos que no tenemos en realidad? Los hombres no tienen ese problema, porque no importa tanto -aunque ahora se están igualando a nosotras en lo malo- que esté más "rellenito". Cuando vemos una pareja, mucho piensan que si la mujer está más gordita y el hombre es mucho más "estilizado", algo falla. ¿Acaso no puede gustarle una mujer más allá de su físico? Pero estas llamadas feministas, falsas feministas, no se fijan en ello. Al menos las que he conocido. Es más, alguna que otra, encima, usa su cuerpo para conseguir lo que se propongan. Si quieren la liberación de la mujer, ¿por qué se comportan como esas mujeres-objeto que tanto mal nos causa a las demás?

También recuerdo que hay una página de citas, llamada Adopta un tío. No puede ser un nombre más estúpido y denigrante. Yo nunca he tenido mucha fe en este tipo de páginas, soy más de la opinión de que las relaciones se forjan en la vida real y no en la virtual, donde es más fácil mostrarte como no eres. Pero bueno, respeto que la gente las use, porque cada uno hace lo que quiere con su vida. Cuando la buscas en internet, te pone "hombres-objeto para mimar". Si nos quejamos que las mujeres son tratadas como tal cosa, como cosas bonitas que amenizan una foto o una pareja -donde no sirve sino para fardar de esposa o novia o amiga-, ¿por qué los hombres no se quejan de esto? Es denigrante, tanto para una mujer como para un hombre. ¿Acaso les gusta ser tratados así? ¿Es agradable? Yo, si me pusiera en su lugar, me sentiría un simple objeto, una cara bonita que no tiene nada más -cuando tengas unos años más, ya hablaremos de si quieres ser tratado de esa manera-. Echo en falta voces discordantes, que las hay, pero no con la suficiente fuerza. Si en vez de ese nombre tuviera "adopta una tía"... me imagino un revuelo de proporciones bíblicas. Por favor, seamos coherentes. No sirve publicitarlo diciendo que "es una manera divertida y original de ligar", donde los hombres están "a la carta en una tienda virtual". Así aparece en la página oficial de Meeting. Hombres del mundo, os lo pido, revelaos por tamaña estupidez.

Cada uno puede hacer y defender lo que quiera, para eso vivimos en un mundo libre en el que cada uno puede opinar lo que quiera. Por eso no las critico. Lo que molesta -y yo no me considero feminista porque no he leído lo suficiente del tema y no puedo opinar con cabeza- es que se llamen feministas cuando no lo son. Son otra cosa, ya sean feminazis, hembristas, o lo que quieran, pero no luchan por la igualdad del género femenino. Pretenden cambiar la situación, darle la vuelta, cuando los extremos son siempre nefastos para ambas partes. Como los partidos políticos.Y tampoco defiendo que se utilice el hembrismo o feminazismo como crítica al feminismo, pues hay hombres que, de forma deliberada, los relacionan para hacer daño. No, yo hablo de mujeres que creen que el feminismo es así, por pura ignorancia o egocentrismo -no soy psicóloga, los motivos no los llego a entender o alcanzar-. Son tan terribles las unas como los otros.

El hembrismo no existe, es una forma distorsionada del feminismo. Pero hay chicas que entienden que el feminismo es eso, denigrar al hombre. He visto en internet artículos donde se explica que el hembrismo es un invento "machista para intentar recuperar el rol de género que había en el pasado". Hasta cierto punto, lo admito: hay hombres que se aprovechan de ello. Sin embargo, ¿por qué dirigir nuestra mirada a otro lado, echar la culpa a los hombres de nuevo, cuando el enemigo está en nuestra propia casa? La mejor manera de solucionar el malentendido es explicar de forma clara y directa lo que es el feminismo tanto a las mujeres como a los hombres, sin distinción de sexos, para que lo entiendan y no caigan en el error. De verdad, creo que ya no es tanto un ataque de los hombres como una exaltación de algunas por su ignorancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada